Lectura continuada del Quijote

23 de abril. Día del libro. Tras una noche entre alcohol, mujeres y música, suena el teléfono. “¿Dónde estás?” – me pregunta mi compañero de clase. Abro los ojos y miro el techo de la habitación. La resaca se apodera de mí. “Tenemos que ir al Círculo de Bellas Artes, habíamos quedado hace media hora. Vístete y ven aquí cuanto antes.” – se escucha al otro lado de mi teléfono móvil. Lo dejo sobre la mesilla y me meto en la ducha. Una ducha de agua caliente recién levantado para despejar los excesos de la noche anterior es lo que más a mano tengo. Cojo lo primero que encuentro en la habitación, tirado por el suelo: jersey blanco, pantalones vaqueros, camiseta negra y unas zapatillas un poco desgastadas. Seguro que vale.

La moto a toda velocidad por la capital esquiva coches y peatones para llegar a tiempo a la cita. Ya conocía el lugar. El año pasado acudí allí a una rueda de prensa. El bullicio es algo molesto. Me encuentro con mis compañeros y nos disponemos a entrar. El ascensor tiene una larga fila de gente esperando para entrar. No lo entendemos. Subimos las escaleras que separan la entrada de la Sala de Columnas y entonces entendemos porqué tenía tanta gente ese “maldito” ascensor. Exhaustos llegamos arriba y vemos el ambiente.

Espectacular. ¡Qué cultura se respira en esta sala! – pienso nada más entrar. La gente prácticamente en silencio.  En el atril se suceden las personas que dan rienda suelta a sus lenguas y nos transmiten a todos el texto de la obra capital de la literatura española. Don Quijote de La Mancha a lomos de su corcel por las tierras de Castilla. Niños, niñas, señores, señoras, casados, políticos, divorciados, solteros, españoles, extranjeros… el micrófono no hace distinciones. Algunos lo hacen bien, otros no tan bien. En los asientos familiares o meros curiosos que acuden a ver durante un corto espacio de tiempo la lectura del Quijote. Son 48 horas, demasiadas para estar allí todas seguidas. La gente viene y va.

Me apetece leer al menos un par de párrafos. Me animo y se lo comento a uno de mis compañeros. Al principio se muestra reticente pero luego accede. En estas nos encontramos cuando… “¿No es ese el profesor?” – me comenta sorprendido. “Sí, sí, es él.” – respondo yo. Nos miramos. Camina con paso decidido. No le dejan mucho tiempo, tan solo 7 líneas nos comenta a la salida. La experiencia es lo que cuenta. Ese granito de arena que cada uno aporta a la lectura y que hace que no deje de sonar por los altavoces de la sala la voz de Miguel de Cervantes recogida de su propio puño y letra en esa novela.

Tras una larga espera y un paseo por el centro de Madrid nos llega el turno. Capítulo 32 de la segunda parte. Estoy un poco nervioso, lo reconozco. Escribo mi nombre, apellidos y profesión: estudiante de periodismo. Paso a la segunda silla y ya sigo la lectura para saber desde donde continuar. “Muchas gracias” – le dice la coordinadora a la persona que está leyendo. Es mi turno. Me coloco y hago un pequeño carraspeo. Espero que me salga bien. Un minuto después los aplausos me indican que ya he terminado. El pasaje trataba sobre Don Quijote y la limpieza de sus barbas. Nunca se me olvidará.

Siempre había visto la lectura continuada del Quijote por la tele. Nunca había pensado en que yo algún día podía formar parte de ella. No se me había ocurrido. Hoy he cumplido con algo que me ha hecho crecer culturalmente. Puede ser algo banal pero me ha llenado el estar entre tanta gente dedicada hacia una misma obra. Luego dicen que no se lee. ¡Tonterías!

Anuncios

Publicado el abril 24, 2010 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: